Raquetas de nieve en Ordesa. Puente Inmaculada 2016

2 Replies

hemos estado

Te contamos este precioso viaje al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Visitando el valle de Bujaruelo, el de Ordesa o el de Pineta y aprovechando para disfrutar de cultura y gastronomia de la zona.


Raquetas de Nieve en el P.N. Ordesa

Por Angel Gonzalez Manso, guía de Montaña en Amadablam Aventura

Fechas recomendadas: de Diciembre a Abril

Duración y Lugar: 5 días / Pirineo de Huesca


Diario del Viaje

Viaje al Valle de Ordesa

Un largo viaje nos espera, desde Madrid tenemos que ir hasta Zaragoza a recoger al resto de nuestros intrépidos aventureros, lo cual no será fácil porque sabemos que la carretera estará llena de densos bancos de niebla, y así fue.
Tuvimos niebla densa hasta y desde Zaragoza hasta Huesca lo cual dio un punto de misterio al trayecto ya que nos hizo tardar mucho más de lo esperado y fuimos despacio para evitar problemas.

El ambiente era distinto pero a la vez diferente al de otros trayectos, con un punto de película de suspense al no ver apenas más allá el reflejo de nuestras luces de la furgoneta en la densa niebla.
Era una señal de que la aventura acababa de comenzar.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Entre risas fuimos a cenar algo a Almúdevar, risas porque desde el cartel indicador no se veía absolutamente nada y tuvimos que poner el Gps cuando sin niebla el pueblo está realmente en frente de nosotros.
La cena, apetitosa y consistente sirvió para conocernos mejor y entre risas, buscar nuestro campamento base en el Pirineo Aragonés como centro de nuestras salidas a la montaña durante 5 días: Labuerda.

Valle de Ordesa

El primer día nuestro objetivo era conocer desde Torla y el espectacular cañón de Ordesa desde abajo siguiendo el río Arazas y llegar hasta la cascada del Estrecho y de la Cueva y regresar por la orilla opuesta viendo diferentes panorámicas de un entorno espectacular como el mirador de Cotatuero.

El objetivo aquí era utilizar raquetas de nieve, pero no había nieve así que la ventaja fue poder alargar un poco más la ruta.
Llegamos justo un poquito antes de las gradas de Soaso pero nos encontramos con una trampa que nos impidió seguir con seguridad: todo el camino estaba completamente helado, cristal puro.
Metros antes habíamos podido esquivar muchos tramos pero aquí ya era imposible. Esto nos daba una idea de lo encajado del cañón de Ordesa que en una completa umbría en estas fechas lo hacía intransitable por el hielo.

ordesa-2De todas formas lo pasamos muy bien porque pudimos hacer muchas fotos en las cascadas con saltos espectaculares del Arazas, como en la cascada del Estrecho y la cascada de la Cueva, además de observar las impresionantes hayas y abetos.
Además de ver paredes espectaculares como el Tozal de Mallo, el circo de Cotatuero y las partes superiores del cañón donde estábamos encajados.

Por la tarde tomamos café en Torla, conocimos este pueblo milenario, antiguamente fortificado, recorriendo sus calles y haciendo alguna compra para el recuerdo.

Valle de Bujaruelo

Al día siguiente exploramos un valle precioso como es el valle de Bujaruelo.

Hacía frío al empezar pero sabíamos que iba a ser un gran día porque este valle era más abierto y tendríamos más rayos de sol, y además por fin estrenamos las raquetas de nieve!

Nuestro recorrido fue mágico desde el primer momento ya partiendo del precioso puente de origen románico, como es el puente de Bujaruelo y su refugio en una bella explanada donde aparcamos la furgoneta.

Nuestro comienzo por la pista fue muy gélido, una mezcla entre nieve y hielo que poco a poco fue desapareciendo hasta el puente de Ancils donde cruzamos y empezamos a disfrutar de mucha vegetación y de agua gracias a su protagonista: el espectacular río Ara que atraviesa todo este valle y que nos acompaña de forma constante en nuestro camino, pudiendo disfrutar de bellos saltos de agua y fotografías de grupo.

ordesa-3En este recorrido disfrutamos de una cascada mágica de gran altura como es el salto Pitch, que nos deja hipnotizados de tanta belleza al caer tanta agua desde las alturas.
Otro punto de gran belleza del recorrido fue llegar al puente colgante de Burguil donde nos hicimos fotos y pedimos un deseo al cruzarlo de uno en uno.

Y por fin llegamos al refugio de Ordiso y al comienzo de su espectacular valle donde encontramos los primeros neveros para poder ponernos las raquetas de nieve y dar el taller de iniciación teórico y práctico con bellas fotos para el recuerdo.

El regreso después de una sabrosa comida a pleno sol en una loma del valle de Ordiso fue igualmente espectacular viendo cascadas congeladas, jugando con trozos de hielo, haciendo turnos para fotos y más adelante bordeando el río Ara por la orilla opuesta disfrutando del Gr-11 con fotos preciosas de su recorrido, sus saltos y praderas.
A la tarde para culminar el día visitamos Aínsa, enclave bello del Pirineo y ciudad histórico artística desde 1965.

Nerín, Mondicieto y curso de Arva

Llegó el día más deseado, yo tenía un buen presentimiento, el día acompañaba y sabía que hoy tendríamos toda la nieve del mundo para hacer raquetas!

ordesa-6Desde el ancestral y elevado pueblo de Nerín en carreteras perdidas en el tiempo comenzamos a subir por la pista con la furgoneta hasta que ya empezamos a ver nieve muy dura, prácticamente helada en una umbría donde por seguridad la tuvimos que aparcar para empezar a caminar buscando la nieve la cual no estaba demasiado lejos.
Desde donde aparcamos se podía ver subiendo por la pista terreno ya muy nevado a partir de Cuello Arenas, y al llegar aquí fue cuando vimos un paisaje espectacular, nieve por todos los sitios rodeándonos completamente en 360º.

Aquí repasamos normas de seguridad, nos pusimos las raquetas, bebimos agua y estábamos preparados para caminar y disfrutar de la ruta, ya subiendo la pista nos había servido para calentar motores.

Cada pisada a partir de ahora era puro deleite para los sentidos, nieve en polvo, blanda, suave, para hundirte lo justo y disfrutar, justo lo que buscábamos lo teníamos por todas las direcciones.
Todo eran comentarios positivos y alegres sobre el paisaje, sobre la nieve, sobre el magnífico día sin nubes y sol que teníamos delante y así poco a poco fuimos progresando hacia Cuello Gordo, haciendo fotos realmente espectaculares, con marcado color alpino.

Hoy era el día de la cámara de fotos y el nuestro, teníamos que aprovecharlo, también las raquetas cumplieron perfectamente su función.
No nos hundíamos y progresábamos flotando poco a poco, aunque haciendo breves pausas para beber agua, fue duro el trayecto porque había mucha nieve blanda y las raquetas necesitaban nuestro esfuerzo físico para llegar a Cuello Gordo que en algunas ocasiones se nos hacía demasiado lejano con un fondo blanco nevado al más puro estilo navideño.

Por fin llegamos a nuestro destino, y como en las buenas películas las vistas fueron sobre cogedoras: el mítico cañón de Ordesa lo teniamos a nuestros pies.
Un inmeso cortado de casi mil metros hacia abajo lo teníamos delante de nosotros y nos quedamos estupefactos, era nieve a nuestra espalda y de repente el vacío.
Fotos y más fotos y miradas perdidas de todos nosotros admirando la belleza de un paraje alpino, sobrecogedor que lleva instalado millones de años y que nos regala unas vistas para el recuerdo insuperables.

Después tenía que elegir entre subir la cumbre al Mondicieto, pico espectacular con vistas más aéreas y alpinas o dar un curso divertido y práctico sobre seguridad invernal con Pala, arva y sonda.
Llegar hasta cuello gordo nos había costado esfuerzo y habíamos hecho muchas fotos y teníamos unas vistas ya exquisitas, luego me decanté porque disfrutáramos de nuevo pero con una actividad diferente, y a la vez didáctica sobre rescate invernal.
ordesa-12

Y así pasamos la segunda parte del día, jugando a la búsqueda del tesoro.
Trazamos con mochilas una superficie de 50 metros por cada lado y tras un taller teórico enterramos un dispositivo bajo la nieve que había que localizar en un tiempo máximo compitiendo con el resto de compañeros por cronómetro.
Valían los piques y el animarse unos a otros, fue divertido, didáctico, risas y fotos culminaron un gran día visitando por la tarde Boltaña, pueblo medieval representativo de la comarca del Sobrarbe.
Valle de Pineta

El último día todo el grupo estaba contento por todas las experiencias vividas pero a la vez algo triste porque sabíamos que teníamos que regresar a nuestros destinos.

Pero quedaba explorar el último valle para poner la guinda a un puente extraordinario: conocer el mítico valle de Pineta y su circo glaciar.
Sabía que tenía poco tiempo y que debía apuntar a objetivos muy concretos y directos.
Lo tuve claro, desde la pradera de Ordesa el objetivo era atacar y subir directos a ver la cascada de Lalarri y posteriormente atacar la dura subida a la base de la cascada del Cinca por el camino de Marboré.
Estábamos en uno de los valles de origen glaciar más bellos del pirineo, el valle de Pineta se extiende durante 10 Km en dirección sureste, hbíamos aparcado en la pradera, pero mi objetivo aparte de divisar las impresionantes cascadas y saltos de agua, era elevar al grupo y meterlo en el corazón del circo de Pineta para divisar el paisaje desde las alturas.

ordesa-11Las fotos de la cascada de Lalarri verifican su enorme belleza, y luego al poner rumbo a buscar la cascada del Cinca, aunque la subida es corta pero intensa merece la pena en forma de recompensa.
El grupo agradeció llegar a la base de la cascada del Cinca, estábamos en uno de los puntos más bellos de su nacimiento y al girarnos sobre nuestras espaldas vimos toda la inmensidad del valle de Pineta en forma de U a nuestros pies.
Nos encontrábamos en el corazón del circo glaciar de Pineta y teníamos todo el valle a nuestros pies, fue el sello de calidad definitivo a nuestro viaje de aventura.

Comimos algo bajo los cálidos rayos del sol dando gracias por unos días sobresalientes en cuanto a meteorología y empezamos a bajar poco a poco hacia la pradera de Pineta con la sensación de que habíamos conseguido explorar y conquistar los retos propuestos y de que nos llevábamos en nuestras mochilas experiencias que sólo las pueden dar la belleza de estos enclaves del Pirineo y los viajes de Amadablam.

¿Quieres esta experiencia?
Si te gustó esta aventura y quieres vivirla tú mism@, consulta los viajes de Raquetas con guía en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido que organizamos en nuestro sitio web.

¿Has hecho ya esta ruta o está en tu lista de deseos? ¡Cuéntanoslo!

Diario viajero en #raquetasordesa te contamos lo bien que lo pasamos en esta ruta en #pirineos Clic para tuitear

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *